Migraña

 

La Migraña es una forma de dolor de cabeza, causada por la dilatación de vasos sanguíneos, que ocasiona descargas químicas las cuales causan inflamación, dolor y agrandamiento de la arteria, por lo cual se intensifica el dolor. Por lo general, esta condición se localiza en un área específica de la cabeza, dependiendo de cada persona, y algunos de los síntomas que se presentan son: náuseas, vómitos y sensibilidad al sonido y la luz. Las migrañas pueden presentarse varias veces a la semana o una vez al año; todo depende de la persona.

La causa de la migraña es aún desconocida. Las teorías más recientes sobre el tema consideran que se trata de una inestabilidad del sistema nervioso, fundamentalmente del cerebro. La migraña desencadena una serie de eventos neurológicos y bioquímicos en el cerebro que alteran los centros de dolor y los vasos sanguíneos. El dolor no es la causa de la cefalea, esta es más bien el resultado de una inestabilidad del sistema nervioso que se expresa en forma de dolor. Los tejidos que rodean al cerebro, los vasos sanguíneos y ciertos centros del dolor que son activados parecen ser la causa de la sensación dolorosa

 

Los dolores de cabeza de la migraña pueden ser muy intensos e incapacitantes y perturban la vida laboral, académica y familiar.  Esta enfermedad se presenta de manera gradual (el paciente casi siempre las anticipa), se mantienen hasta por un día completo y luego se resuelven progresivamente. Los analgésicos pueden atenuarla, pero muchas veces son insuficientes para calmar el dolor. Usualmente hay una historia familiar de migrañas y los episodios pueden ser poco frecuentes o con una frecuencia semanal.

 

Durante los últimos años de trabajo en nuestra institución con entrenamiento en Neurofeedback, se ha hecho evidente que esta técnica es extremadamente útil en el remedio del síndrome de dolor de cabeza crónico. Esto incluye el dolor de cabeza convencional, con frecuencia referido como dolor de cabeza tensional y el ocasionado por la migraña.  Este último puede ser de dos clases: el ocasionado por alergias o cambios hormonales, y el ocasionado por tensión.

Aunque el entrenamiento de Neurofeedback no se lleva a cabo normalmente  durante la fase sintomática, el entrenamiento puede tener un efecto inmediato sobre el dolor. Frecuentemente un paciente con dolor de cabeza convencional puede eliminarlo durante el entrenamiento, o reducir su severidad en forma significativa.  Igualmente, se ha experimentado que se puede obtener una reducción del dolor producido por la migraña, entre un 30 y un 50 % durante una sesión de entrenamiento de 30 minutos.

El entrenamiento con neurobiofeedback, puede entonces inducir un cambio en el estado fisiológico que causa el desvanecimiento del dolor. Efectivamente, el objetivo es entrenar el cerebro para desarrollar un umbral más alto al dolor en general y entrenar recurrentemente para obtener una mayor autorregulación de tal forma que el cerebro sea mucho menos vulnerable a factores que desencadenaban previamente los dolores.  Esto es un proceso de aprendizaje que requiere un cierto número de sesiones de entrenamiento.

Por otro lado, no todos los dolores de cabeza se pueden tratar con esta terapia, por ejemplo, no se espera una mejoría del dolor de cabeza cuando este es ocasionado por la sinusitis, donde la congestión es el factor desencadenante del fenómeno. Sin embargo, muchos de estos dolores se relacionan con los estados de tensión, particularmente si tomamos la palabra tensión en un sentido amplio, nominalmente, aquel estado en que el cerebro funciona en un estado inferior al óptimo debido a factores tensionantes en la vida de la persona. En este caso, enseñando al cerebro a autocontrolarse, lo preparamos para una mejor resistencia a la tensión.

Para los dolores de cabeza convencionales, el entrenamiento puede tomar unas diez sesiones. Para las migrañas, el entrenamiento puede durar de tres a seis meses y debe acompañarse de un régimen sano de alimentación, limpieza interna del cuerpo y algunos ejercicios para la mente y el cuerpo.

El entrenamiento, además de mejorar el comportamiento frente al dolor, mejora otros procesos que normalmente se relacionan con este estado, tales como la atención, el sueño, la energía vital, a la vez que baja la ansiedad y la tensión. El porcentaje de éxito de la terapia es extremadamente alto.

Más del 80 % de las personas que completan el entrenamiento, reportan la cura del síndrome del dolor de cabeza crónico.

Deja una respuesta